¿Cómo afecta la alopecia al pelo injertado?

Publicado en Injerto capilar

Estamos ante una de las preguntas que se suelen escuchar con mayor frecuencia en las clínicas de estética antes de someterse a una cirugía capilar: ¿Afecta la alopecia al pelo injertado? ¿Puede verse el pelo recién injertado afectado por la calvicie? Es decir, ¿se me volverá caer el pelo trasplantado?

Antes de pasar a ofrecer una explicación en este sentido merece la pena dejar claro que no, el pelo recién trasplantado no se verá afectado en ningún momento, y en ningún caso, por la alopecia. En todo momento, la cirugía capilar se estipula como método efectivo y, lo más importante, definitivo para frenar la caída del cabello.

Después del trasplante de pelo, el especialista explicará cómo afecta la alopecia al pelo injertado.

Después del trasplante de pelo, el especialista explicará cómo afecta la alopecia al pelo injertado.

¿Afecta la alopecia al pelo injertado?

Y más allá de basarse en probabilidades o mitos, la respuesta a esta pregunta tiene un gran peso científico. Y es que el pelo susceptible de ser trasplantado se recoge de zonas cuya composición genética no responde a la alopecia, es decir, se trata de pelos que están programados para permanecer a lo largo de toda la vida del paciente.

En concreto, las zonas más habituales en las que suelen ubicarse estos cabellos son en la occipital o nuca y en la lateral. Se trata, sin dudas, de cabello permanente no afectado por la acción de la hormona DHT (dihidrotestosterona), es decir, la principal hormona responsable de la caída del cabello.

De esta forma, los pacientes encuentran una solución para acabar con la caída del pelo en la cirugía capilar. Una técnica que garantiza que el paciente no volverá a sufrir de alopecia, a excepción de que a posteriori se origine algún tipo de complicación relacionada con este aspecto. Es decir, no afecta la alopecia al pelo injertado, pues genéticamente está programado para durar toda la vida.

Técnicas de injerto capilar

El pelo injertado no se verá afectado por la alopecia, pues están genéticamente preparados para sobrevivir.

El pelo injertado no se verá afectado por la alopecia, pues están genéticamente preparados para sobrevivir.

En cuanto a las técnicas existentes, en la actualidad el paciente puede acudir tanto a la técnica FUE como a la FUSS, aunque será el cirujano el que tome la iniciativa en esta elección final. Para la aplicación de ambos métodos el primer paso es la extracción de los folículos pilosos para pasar a su preparación y, finalmente, trasladarlos al área receptora manteniendo en todo momento este cabello implantado sus características genéticas originales. La respuesta a la pregunta de cómo afecta la alopecia al pelo injertado, es la misma independientemente de la técnica de trasplante capilar que se utilice.

Grosso modo, el procedimiento capilar consiste en la extracción del cabello, junto a su folículo piloso y tejido circundante. En este sentido, cada cabello se extrae junto a la piel que lo rodea con el objetivo final de maximizar las probabilidades de supervivencia de estos además del éxito del trasplante.

Es por ello por lo que este tipo de técnicas garantizan una fiable efectividad porque se trasladan a otra zona pero manteniendo de forma íntegra su componente genético, por lo que allá donde sea implantada potenciará el crecimiento del cabello con las mismas características que antes y, lo más importante, ofreciendo un aspecto más cercano a lo natural.

Las actuales técnicas de injerto de pelo garantizan la conservación del componente genético del cabello injertado, por lo que este seguirá creciendo con sus características de origen.

Más concretamente, un injerto de pelo está bien definido como la redistribución, con intencionalidad, de múltiples folículos pilosos mediante la recolocación de microinjertos de unidades foliculares (que pueden estar compuestas por uno, dos, tres y hasta cuatro folículos pilosos), preparados de forma previa mediante un microscopio de alta resolución para ser aplicados en las zonas afectadas por la calvicie. No hay lugar, además, para el rechazo del trasplante de cabello si tenemos en cuenta que el donante es el propio paciente en todo momento.

Trasplante de pelo de otras zonas del cuerpo

Otra de las cuestiones que los pacientes suelen poner sobre la mesa del cirujano es la posibilidad de trasplantarse en el cabello vello procedente de otras partes del cuerpo. Para dar respuesta a esta pregunta habrá que tener en cuenta varios factores, pero, en términos generales, la respuesta es afirmativa.

Sí que se puede trasplantar vello de otras partes del cuerpo del paciente, sin embargo no se trata de una alternativa muy recomendable ya que cada vello tiene una información genética distinta. Es decir, el pelo siempre tenderá a crecer con sus características genéticas de origen, con un ciclo de crecimiento, calidad y aspecto distinto unos a otros, dependiendo de la zona en la que estén ubicados, aunque, en la mayoría de los casos, bien diferentes a las del cuero cabelludo. Las consecuencias estéticas, en este sentido, serían totalmente evidentes.

Continuidad de la caída tras el injerto capilar

La caída del cabello trasplantado tras la ejecución de forma exitosa de la cirugía capilar es más común de lo que pensamos, tanto que es algo totalmente normal. Es decir, aunque no afecta la alopecia al pelo injertado, sí es habitual que el pelo se caiga después del implante capilar. Pero ante la permanente caída del cabello el paciente no tiene por qué poner el grito en el cielo ni preocuparse, sin embargo, nunca está de más que ante cualquier duda se consulte con el cirujano que lo ha asistido.

La técnica de implante capilar empleada no afecta a la futura caída del cabello.

La técnica de implante capilar empleada no afecta a la futura caída del cabello.

Más allá de preocuparse, el paciente debe saber que esta caída es la respuesta de los folículos ante el trauma al que han sido expuestos durante la extracción, preparación e injerto. De hecho, este proceso no solo consiste en la propia caída del cabello sino que, además, éste se renovará fisiológicamente hablando. Cabe señalar, en este contexto, que las personas pierden a diario entre 50 y 100 cabellos como consecuencia de la alopecia.

La importancia de elegir a un grupo de profesionales experimentado y con formación en este campo estética se convierte, de esta forma, en requisito indispensable a cumplir. Y es que un tratamiento capilar efectuado de forma adecuada tiende a garantizar la supervivencia de casi el 100% de las unidades foliculares trasplantadas.

injerto_capilar
Injerto capilar 2
Reserva tu consulta GRATUITA

Clínica Esbeltia

Fotos antes y después

Opiniones de pacientes


Pérdida de cabello tras la cirugía

Debe quedar claro para el paciente que el pelo que se cae tras la ejecución de la cirugía capilar es el resultado del propio procedimiento quirúrgico. Es decir, no es lo mismo la caída del cabello originada por la alopecia (por estrés o mala alimentación) que la caída que se produce tras un injerto capilar en Málaga. Al cabo de unas semanas, el pelo implantado tenderá a tener un comportamiento adaptado al ciclo folicular natural, restaurándose y creciendo nuevamente.

El paso natural de los años no va a dejar de afectar al pelo injertado. En este sentido, más vale aclarar que aunque el trasplante de cabello erradica la alopecia de forma definitiva, éste no va a dejar de verse afectado por el paso del tiempo de la misma forma que el pelo restante que no ha sido trasplantado.

Después de un injerto capilar, el pelo no se verá afectado por la alopecia, pero puede caerse como consecuencia del proceso de envejecimiento natural.

Es decir, aunque no afecta la alopecia al pelo injertado, durante el proceso de envejecimiento lo más natural es que este cabello también se vaya perdiendo de forma gradual. Sin embargo, cabe señalar que este es un proceso totalmente natural no un rechazo ni un fracaso de la cirugía capilar, es consecuencia del inevitable paso del tiempo.

Como natural que es, esta caída no será de carácter brusco ni tan abundante como la que el paciente tuvo que afrontar en épocas de calvicie. Sin dudas, el paciente no se quedará calvo de nuevo de un día para otro, sino que, de forma gradual, comenzará a perder cierto porcentaje del cabello trasplantado, por lo que el volumen del cuero cabelludo también se verá reducido. Puede darse, además, el caso que esta caída se imperceptible.

Posibilidad de un nuevo injerto capilar

Después del trasplante, el pelo injertado se cae por el trauma quirúrgico, pero volverá a crecer.

Después del trasplante, el pelo injertado se cae por el trauma quirúrgico, pero volverá a crecer.

Antes de que el paciente sea sometido a una cirugía capilar el cirujano solicitará la realización de determinadas pruebas para tener en cuenta ciertos factores que afectan al resultado final de este procedimiento quirúrgico.

En este sentido, será el especialista el encargado de calcular, en base a estos estudios, el número de folículos que se van a implantar en la zona afectada por la calvicie ya que la falta de unidades puede ofrecer, con el paso de los años, un resultado antinatural. Bajo este tipo de circunstancias, lo más probable es que el paciente tenga que someterse de nuevo a una cirugía capilar para corregir este desequilibrio en el cuero cabelludo.

Como ya se ha mencionado a lo largo de este artículo, no afecta la alopecia al pelo injertado, el cabello injertado mediante cirugía es permanente ya que su genética está programada para ello. Sin embargo, para que el resultado esperado se mantenga a largo plazo habrá que poner en marcha la habilidad del cirujano capilar. Para ello, el especialista deberá estimado la cantidad de pelo que el paciente podrá llegar a perder en un futuro en el área que recibe los injertos, más aún cuando la alopecia no ha mostrado su mayor extensión en el cuero cabelludo del paciente.

 

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez
  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 

Déjanos un comentario