Hilos tensores

Publicado en Tratamientos Faciales

Hilos tensores (1 sesión) 300 €
  • Primera consulta gratuita
  • Financiado desde 60 € al mes
  • Llámanos al 951 106 122 y te informamos

Infórmate sin compromiso

Solicita información

Hilos tensores en Málaga

Estamos ante una técnica muy segura, indolora, con unos resultados inmediatos y no intrusiva, cuya finalidad es el tensado cutáneo mediante la inserción de hilos en la dermis.

Se trata de una técnica que se usa desde hace años en la medicina estética, habiéndose conseguido un gran avance en la calidad de los hilos.

Este tratamiento con hilos tensores producen un efecto lifting inmediato ya que la implantación de toda una red de mini hilos actúan a modo de soporte de los tejidos, favoreciendo el tensado de la piel así como la producción de colágeno y fibroblastos.

El resultado es una piel más elástica, luminosa y con más vitalidad, combatiendo tanto la flacidez como las pequeñas arrugas.

Resultados del tratamiento con hilos tensores

En relación a los resultados debemos comentar que sus efectos son inmediatos, consiguiéndose reafirmar y fortalecer la piel de la zona intervenida, y obteniendo un aspecto natural y muy saludable.

El tratamiento estético con hilos tensores proporciona un efecto lifting inmediato.

El tratamiento estético con hilos tensores proporciona un efecto lifting inmediato.

El resultado definitivo se alcanza una vez que se forma el colágeno, lo cual se produce entre el primer y el segundo mes siguiente a la intervención.

Los efectos obtenidos no son permanentes, sino que dependerá de cada paciente, si bien se puede dar una estimación de en torno a 18 meses. No obstante, esta técnica se puede volver a aplicar  con el objeto de llevar a cabo algunos retoques que permitan mantener los logros conseguidos.

¿Para qué casos se recomienda?

En cuanto al paciente ideal para este tipo de tratamientos, comentar que son las personas con signos leves de envejecimiento o de flacidez y que requieren una pequeña mejoría estética. Generalmente se demandan por las mujeres entre los 35 y los 45 años de edad.

En los casos de envejecimiento más severo suele demandarse otro tipo de intervenciones como el lifting facial. Igualmente, es demandado por aquellos pacientes que se han sometido a algún tratamiento facial o de cuello y que han sufrido algún tipo de recaída.

No se recomienda en aquellos pacientes con una excesiva flacidez de la piel ya que sus expectativas no se verán cumplidas, al ser la mejoría más limitada. En relación al uso de la misma interesa conocer lo siguiente:

  • No requiere un largo reposo tras su aplicación, ni hospitalización.
  • No se usa anestesia general, sino de carácter local.
  • Se usa en las intervenciones de corazón y en la aplicación de suturas.
  • No se trata de una alternativa al lifting quirúrgico.
  • Tras la aplicación de los hilos tensores no suelen generarse efectos secundarios, salvo el hecho de que aparezca algún pequeño hematoma o inflamación de la zona intervenida.
  • El paciente podrá retomar su vida normal tras la aplicación de los hilos tensores.

Ventajas de los hilos tensores

Una de las ventajas del uso de los hilos tensores son las escasas contraindicaciones de la técnica. No obstante, su uso no se aconseja en pacientes con enfermedades vasculares, diabetes, neoplásicas o autoinmunes, en mujeres en periodo de lactancia o de gestación o en pacientes con infecciones en la zona en la que se va a aplicar este tratamiento.

Entre las ventajas que se atribuyen el uso de los hilos tensores se encuentran las siguientes:

♥ Los efectos son inmediatos.

♥ Los hilos se colocan a nivel subcutáneo y en apenas media hora el paciente estará listo y preparado para retomar su actividad diaria. El número de hilos que se deben colocar dependerá de la zona a tratar así como de las condiciones de dicha zona.

♥ El rejuvenecimiento facial que se consigue es muy notable, con un altísimo nivel de satisfacción entre las pacientes intervenidas.

♥ Tras la aplicación del tratamiento, la expresión del rostro del paciente no cambia.

♥ Se trata de una técnica muy segura.

♥ No requiere preparativos especiales antes de que se apliquen los hilos tensores.

♥ Tal como se ha comentado, no se usa anestesia general ni requiere de la hospitalización del paciente. Tan sólo se usa una crema anestésica 30 minutos antes de la intervención así como la aplicación de frío antes y después de la inserción de las agujas.

♥ El uso de los hilos tensores estimula la generación de colágeno en la dermis.

♥ Existen diferentes tipos de hilos tensores en función de la zona a intervenir.

♥ No se notan la presencia de los hilos tensores ni serán visibles por terceras personas tras su aplicación.

♥ No se realizan incisiones, ni anclajes ni suturas, al usarse agujas guía, por lo que no se dejarán marcas en la piel.

♥ Los resultados son muy naturales, frentes a otras técnicas como el bótox que puede llegar a ser menos naturales debido al volumen que se pretende dar al paciente.

♥ Los hilos tensores se reabsorben por el organismo sin generar algún tipo de alergias.

♥ Su aplicación es fácil y rápida. Se le conoce como el “lifting sin cirugía”.

♥ Es compatible con otros tratamientos de carácter estético.

♥ Se puede aplicar tantas veces como sea necesario. Por lo anterior, muchos pacientes demandan reforzar regularmente los logros conseguidos con los hilos tensores.

♥ No se generan efectos secundarios, salvo algún hematoma o pequeña inflamación. Es importante que esta técnica sea aplicada por un médico estético con experiencia suficiente.

♥ Tras la tercera semana posterior a la inserción de los hilos comienza a observarse el efecto de los fibroblastos, capaces de generar colágeno y dando un aspecto de mejoría a la zona intervenida.

Como consecuencia de lo anterior, la piel fabricará sus propios fibroblastos y colágeno, aumentando progresivamente el aspecto de la zona intervenida. Aunque dependerá de las características de cada paciente, el efecto lifting conseguido puede perdurar hasta los 18 meses.

Tal como se ha comentado, pueden ir haciéndose retoques para mantener los logros alcanzados así como combinarlas con otras técnicas estéticas.

Zonas del cuerpo a tratar con hilos tensores

Además del rostro, los hilos tensores puede usarse en otras zonas del cuerpo con el objeto de reafirmar la piel de forma notable. Otras zonas que se demanda son el cuello, los brazos, el vientre, los senos, los glúteos y los muslos.

En definitiva, las personas envejecen, de modo que la piel y los músculos de la cara comienzan a perder tono. El uso de los hilos tensores, si bien no detienen el proceso de envejecimiento, sí mejora sustancialmente los síntomas del mismo.

Se trata de un procedimiento muy demandado debido a sus buenos resultados, así como por el hecho de ser una técnica muy cómoda, eficaz, segura y muy bien tolerado por el paciente.

Categoría: Tratamientos Faciales

Déjanos un comentario