Injerto capilar en Córdoba

Publicado en Injerto capilar

En la actualidad, el injerto capilar en Córdoba es una de las cirugías estéticas más demandadas por los hombres, ya que es el único tratamiento que consigue solucionar el problema de la alopecia de forma definitiva, al ayudar a los pacientes a recuperar su cabello sin que este vuelva a caerse en el futuro.

Frente a otros procedimientos que hoy en día sirven para combatir la caída del pelo, como pueden ser medicamentos anticaída o tratamientos innovadores (tales como el Plasma Rico en Plaquetas, la Bioestimulación, la utilización de células madre para la alopecia, el Láser Capilar, entre otros), el implante capilar es el único que resulta verdaderamente efectivo para poner fin a la calvicie.

Frente a otros tratamientos, el injerto capilar en Córdoba ofrece unos resultados definitivos.

Frente a otros tratamientos, el injerto capilar en Córdoba ofrece unos resultados definitivos.

No es de extrañar, entonces, que tantos famosos de todos los ámbitos, como el deportivo o el del cine, se hayan sumado a esta tendencia. El 'Cholo' SimeoneIker Casillas o Rafa Nadal son algunos de los más conocidos que en los últimos años han optado por esta técnica.

¿En qué consiste el injerto capilar en Córdoba?

Grosso modo, la cirugía de trasplante capilar consiste en utilizar el cabello del propio paciente, localizado en las áreas de la cabeza en las que el pelo no se cae -la nuca y los laterales-, para después implantarlo en aquellas zonas en las que hay calvas -normalmente las entradas y la coronilla o parte superior-. Los resultados son muy naturales y permanentes, pues la calvicie no provocará la caída del pelo injertado.

La cirugía de injerto de pelo en Córdoba se podría definir como una redistribución estética de la cantidad adecuada de unidades foliculares, realizando para ello una serie de incisiones minúsculas en el cuero cabelludo.

Se trata de una intervención quirúrgica con las siguientes características básicas:

la cirugía capilar consiste en utilizar el cabello del paciente, localizado en las áreas en las que el pelo no se cae, para trasplantarlo en las calvas.

Técnicas para el trasplante capilar

A la hora de realizar un injerto capilar en Córdoba se puede recurrir a dos técnicas diferentes para acabar con la alopecia (especialmente la androgenética): La FUE o la FUSS. Ambas se realizan con anestesia local y y cada una de ellas tiene sus propias ventajas e inconvenientes, siendo la principal diferencia el método que se sigue para extraer los folículos pilosos que serán trasplantados.

Aunque las dos ofrecen resultados muy buenos y definitivos, la mayoría de los cirujanos recomiendan el método FUE porque permite una recuperación más sencilla, sin suturas ni cicatrices.

Técnica FUE

Este procedimiento, llamado Follicular Unit Extraction, caracteriza por la extracción individual de los folículos de la zona donante (generalmente la occipital), por medio de un instrumento de precisión milimétrica, sin necesidad de practicar suturas. De la técnica FUE se puden destacar las siguientes ventaja e inconveniente:

  • La técnica FUE es, actualmente, el método de trasplante de pelo más demandado por los pacientes.

    La técnica FUE es, actualmente, el método de trasplante de pelo más demandado por los pacientes.

    Su principal ventaja es que no deja cicatrices, siempre que no se exceda de un número máximo de unidades obtenidas.
  • Por contra, como inconveniente se puede citar la necesidad de rasurar la zona donante para facilitar la extracción de los cabellos.

Existe una variante de esta técnica, conocida como FUE robotizada, en la que el cirujano se sirve de la ayuda de un robot para acelerar la tarea de obtención de las unidades foliculares (compuestas por folículo, sudorípara, palila dérmica, glándula sebácea y grasa subcutánea).

Método FUSS

La técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) es más conocida popularmente como 'Técnica de la tira'. Su diferencia respecto al anterior método de injerto capilar en Córdoba es que obtiene las unidades foliculares necesarias a través de una delgada tira de piel del cuero cabelludo.

Así, este procedimiento se define como la microcirugía realizada por un especialista bajo anestesia local, con el objetivo de extraer folículos capilares a través de una incisión en el cuero cabelludo, mediante la cual se obtiene una fina banda de piel de 15 o 20 cm de longitud por 1 cm de ancho.

Después, los especialistas separan los folículos de la tira, individualmente, y los clasifican en relación a la cantidad de cabellos que contienen (uno, dos, tres, etc.). Por último, se procede a implantar las unidades necesarias en el área de la cabeza receptora.

La principal ventaja y el principal inconveniente que se pueden apuntar respecto a la técnica FUSS son los siguientes:

  • Su beneficio es que permite obtener centenares de unidades foliculares sin necesidad de rapar la cabeza.
  • Pero, en cambio, hace falta hacer suturas y se deja una cicatriz más visible que con la técnica FUSS. Aunque esta se puede ocultar con el pelo, siempre que este no se lleve demasiado corto.

 La técnica FUE se realiza sin necesidad de realizar suturas y sin dejar cicatrices, utilizando un instrumento de precisión milimétrica.

Fases del microinjerto

Cualquiera que sea la técnica de microinjerto que se utilice, el proceso quirúrgico se desarrolla en tres fases: 

  • Preparación o preoperatorio: En la consulta previa el especialista tiene que delimitar el área receptora y donante. Asimismo, se rapará el cabello antes de la cirugía para así facilitar la extracción de los folículos. Después, se suministra la anestesia local en ambas áreas, y un sedante por vía intravenosa para que el paciente esté totalmente tranquilo durante la intervención. Con todo esto, se consigue que la intervención no sea dolorosa ni molesta.
  • La intervención de injerto capilar en Córdoba se realiza bajo anestesia local y sedación.

    La intervención de injerto capilar en Córdoba se realiza bajo anestesia local y sedación.

    Cirugía o colocación de injertos: Esta etapa consiste en la implantación de las unidades foliculares en las zonas calvas, realizando incisiones milimétricas para introducirlas. Para que el resultado sea natural, los folículos se distribuyen según el número de cabellos que poseen. Así, los de mayor número (tres y cuatro) se injertarán donde se desee lograr una mayor densidad; los que tengan dos cabellos se colocan en las zonas de transición, mientras que los que tienen un único cabello se dejan para la primera línea del pelo.
  • Recuperación o postoperatorio: Después de unas dos horas desde la intervención, los pacientes reciben el alta y pueden seguir con la recuperación en su domicilio. No es necesario colocar ningún vendaje en la cabeza, solo en algunos casos se recomienda utilizar una banda para evitar que la inflamación baje a la cara.

Consejos y cuidados para el postoperatorio

Después del injerto capilar en Córdoba el paciente tiene que guardar cierto reposo y seguir una serie de consejos para que el postoperatorio trascurra con normalidad:

  • Es habitual tener un poco de inflamación en la zona donde se han colocado los injertos y en el área de la frente, especialmente durante las primeras 48 horas. Esta hinchazón suele desaparecer a los 4 o 5 días, sin mayor complicación.
  • Alrededor de los injertos aparece una costra que se empezará a caer después de unos 15 días.
  • Si se realizó la técnica FUSS el paciente tendrá algunos puntos de sutura, que se retirarán en dos semanas aproximadamente.
  • Normalmente, el cabello trasplantado se caerá entre tres semanas y un mes después de la intervención. Y después empezará a crecer el pelo nuevo.

Candidatos para un injerto capilar en Córdoba

Casi todos los varones que sufren alopecia pueden ser candidatos para realizarse un injerto de pelo, aunque esta técnica también tiene algunas limitaciones. Con carácter general, basta con gozar de buena salud para poder someterse a esta cirugía, aunque también es imprescindible poseer una adecuada densidad capilar en la zona donante para que el trasplante sea posible.

También existe la posibilidad de realizar un trasplante de pelo en mujeres que sufren problemas de alopecia.

También existe la posibilidad de realizar un trasplante de pelo en mujeres que sufren problemas de alopecia.

La edad es otro factor importante. De este modo, se considera que es a partir de los 25 años cuando la persona está en el mejor momento para realizarse el trasplante capilar, ya que antes de esa edad la alopecia es demasiado incipiente y es complicado evaluar cuál va a ser su evolución en el futuro.

Por otro lado, también hay que decir que los resultados de la intervención serán mejores cuanto menos avanzada se encuentre la caída del cabello. Por eso, lo ideal es que si una persona percibe una anormal pérdida de pelo acuda a un especialista para que estudie las causas y proponga los tratamientos más adecuados.

Trasplante de pelo en mujeres

En los últimos años se ha extendido mucho la demanda del injerto capilar en mujeres, teniendo en cuenta las diferencias entre la alopecia femenina y la masculina. Fundamentalmente, hay que decir que el patrón de caída del pelo en el caso de las mujeres es distinto, de forma que en ellas se trata de una alopecia más difusa, no localizada en determinadas áreas de la cabeza, sino una pérdida capilar generalizada.

Esto se traduce en un debilitamiento del pelo y en una considerable pérdida de densidad capilar que genera ansiedad y problemas de autoestima. Y este rasgo característico de la alopecia femenina es lo que hace que sea más difícil encontrar a una mujer apta para la técnica del injerto, pues las posibilidades de identificar los folículos sanos para trasplantarlos es más reducida.

La alopecia femenina se caracteriza por una caída del pelo más difusa, lo que se refleja en el debilitamiento del pelo y en la menor densidad.

¿De qué depende el buen resultado del injerto de pelo?

Para poder ver los resultados del trasplante capilar hay que tener un poco de paciencia y esperar a que pasen unos seis meses. Para entonces el cabello habrá crecido ya unos dos o tres centímetros. Después de un año, el aspecto del pelo podrá apreciarse mucho mejor.

Parte del éxito del injerto de pelo en Córdoba está en la habilidad del cirujano para redistribuir las unidades foliculares.

Parte del éxito del injerto de pelo en Córdoba está en la habilidad del cirujano para redistribuir las unidades foliculares.

El éxito del microinjerto se debe a la imposibilidad de que haya rechazo del trasplante, dado que el donante y el receptor son la misma persona. Por eso los especialistas suelen desaconsejar a los pacientes utilizar el pelo de otras personas para hacer implante de cabello. Sin olvidar que la naturalidad del resultado sería menor si se implanta cabello de otro individuo

Además de emplear los folículos de la cabeza para hacer el injerto capilar, también es posible obtener las unidades foliculares de otras zonas del cuerpo del paciente (como la barba). En este caso, también se evita que el organismo rechace el trasplante, pero el resultado no sería tan natural porque las características del pelo corporal suelen diferir de las del cabello.

Por otro lado, el buen resultado del injerto capilar en Córdoba también depende de la capacidad de los cirujanos para obtener la cantidad necesaria de unidades foliculares que no se ven dañadas por los efectos de la alopecia, y trasplantarlas con una perfecta redistribución estética en las partes alopécicas.

Déjanos un comentario