Injerto capilar en Madrid

Publicado en Injerto capilar

Hasta 1.000 UF 1.900 €
Hasta 2.000 UF 2.995 €
Hasta 2.500 UF 3.595 €
Hasta 3.000 UF 3.990 €
Antes y después

Fotografías y vídeos de nuestros pacientes


Opiniones de pacientes

Consulta las opiniones de nuestros pacientes en el principal foro de injerto capilar de España


  • Primera consulta gratuita
  • Financiado desde 60 € al mes
  • Llámanos al 951 106 122 y te informamos

Te llamamos nosotros:

    Antes y después

    Resultados con apariencia de pelo natural. Sin dolor y sin cicatrices


    Si hay una de las cirugías estéticas cuya demanda más se ha incrementado en los últimos tiempos, esa es, sin duda, el injerto capilar en Madrid. Sus innumerables beneficios para acabar de forma definitiva con la calvicie, unidos a los escasos riesgos de la intervención, han puesto de moda esta técnica.

    En la actualidad, el injerto de pelo es una intervención que puede ser llevada a cabo tanto por cirujanos plásticos como por dermatólogos especializados en este área. En cualquier caso, la principal recomendación es verificar que se trata de un profesional acreditado.

    El injerto capilar en Madrid es la solución definitiva contra la alopecia.

    El injerto capilar en Madrid es la solución definitiva contra la alopecia.

    Injerto capilar en Madrid, ¿quién es candidato?

    La mayoría de pacientes que se somete a un injerto de pelo en Madrid son hombres, lo que no significa que no sea posible realizar un microinjerto en mujeres. Si bien, lo cierto es que es más probable encontrar buenos candidatos dentro del género masculino, debido a que las características propias de la alopecia en varones se presta más a ser tratada mediante la cirugía capilar.

    En general, para ser un buen candidato a un injerto capilar hay que cumplir, al menos, los siguientes requisitos:

    • Tener estabilizada la alopecia. Someterse a un trasplante capilar en Madrid cuando la pérdida de cabello acaba de comenzar puede tener como resultado una mala distribución del pelo injertado, pues la alopecia seguirá progresando y el cirujano no tiene posibilidad de saber con certeza la cantidad de pelo que se perderá con los años. Por eso, se suele recomendar someterse a la intervención, como mínimo, a los 25 años.
    • Determinar adecuadamente cuál es la causa de la pérdida de cabello (genética, estrés o ansiedad, mala alimentación, etc.).
    • Disponer de una zona donante bien delimitada, para garantizar la presencia de folículos pilosos aptos para ser extraídos.
    • Buena densidad capilar. Esto es, cuanto más abundante sea el número de unidades foliculares por centímetro cuadrado en el área donante, más posibilidades habrá para extraer folículos aptos para el trasplante.
    • Además, otro factor importante a tener en cuenta es el tipo de cabello, sobre todo en cuanto a la textura del mismo. Un paciente que disponga de un pelo grueso, necesitará menos unidades para reparar las calvas que uno que presente un cabello más fino. En este sentido, los especialistas calculan que un cabello grueso puede equivaler a tres o cuatro finos.
    En función del grado de alopecia, será necesario un número diferente de unidades foliculares.

    En función del grado de alopecia, será necesario un número diferente de unidades foliculares.

    De estos requisitos dependerá, en parte, que el resultado del injerto capilar sea el deseado. Generalmente, antes de recurrir a un trasplante de pelo la persona siempre ha intentado detener la caída del cabello con otros tratamientos, entre los que se suelen encontrar los medicamentos o fármacos anticaída, el PRP Capilar, el láser capilar, las células madre o la bioestimulación.

    Personas no aptas para el trasplante de cabello

    No obstante, la técnica presenta limitaciones. Así, hay algunos casos en los que esta cirugía podría no ser suficiente para solucionar el problema. En primer lugar, como se ha señalado antes, no es aconsejable hacer un implante capilar entre los 18 y los 25 años, pues a esas edades la pérdida de cabello acaba de comenzar y seguirá avanzando con el paso del tiempo.

    En cuanto al momento idóneo para el microinjerto, lo ideal es que la alopecia se haya estabilizado, para que el cirujano pueda evaluar cómo progresará la caída capilar y estimar así tanto el número de unidades foliculares necesarias, como la distribución de las mismas.

    Injerto de pelo en mujeres

    Por otro lado, aunque prácticamente todos los hombres son aptos para someterse a un injerto capilar en Madrid, el caso de las mujeres es más complicado. La alopecia femenina se comporta de forma distinta a la masculina, con un patrón diferente de caída y con un tipo de cabello particular.

    Así, mientras que los varones pierden el pelo en zonas localizadas de la cabeza (coronilla y entradas sobre todo), las mujeres tienen una alopecia difusa, difícil de localizar, que se traduce en una pérdida de densidad más que en la aparición de calvas prominentes. Esto hace que sea más difícil encontrar zonas donantes con unidades foliculares sanas para realizar el trasplante. 

    Algunas mujeres también son candidatas aptas para el injerto capilar en Madrid.

    Algunas mujeres también son candidatas aptas para el injerto capilar en Madrid.

    No obstante, esto no quiere decir que sea imposible realizar un injerto de pelo en mujeres, especialmente si la alopecia no está en una fase muy avanzada. Algunas investigaciones en la materia cifran en el 3% o el 5% la proporción de féminas que se pueden beneficiar de esta técnica. Por tanto, debe ser un profesional médico especializado quien valore si la paciente es o no apta para el trasplante.

    ¿Cómo se hace un injerto de pelo?

    El implante capilar es una microcirugía que consiste, a rasgos generales, en extraer cabello de una área determinada de la cabeza del propio paciente (conocida como zona donante) para después trasplantarlo a las partes calvas (zona receptora).

    Al utilizar para el trasplante el pelo del mismo paciente, se descarta la posibilidad de rechazo que sí existiría si el donante fuese una persona ajena. Por otra parte, tampoco es muy aconsejable realizar el injerto capilar con pelo de otras partes del cuerpo, pues las características del vello corporal son diferentes.

    Técnicas de injerto capilar

    Con respecto a las técnicas que en la actualidad se utilizan para llevar a cabo el injerto capilar en Madrid, las más comunes son la FUE y la FUSS. Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, aunque en la mayor parte de intervenciones se opta por la FUE, pues permite una mayor precisión y sus efectos secundarios son menores.

    Se trata de una cirugía ambulatoria, con escasos riesgos y con resultados muy naturales. El procedimiento es totalmente indoloro, pues se realiza con anestesia local, y puede durar varias sesiones. La principal diferencia entre ambos métodos está en el procedimiento por el cual se obtienen los folículos pilosos.

    Técnica FUSS o de la tira

    La denominada Follicular Unit Strip Surgery (FUSS), conocida también como técnica de la tira, consiste en extraer los folículos de la zona donante realizando una pequeña incisión en el cuero cabelludo. Actualmente, las técnicas utilizadas para el injerto de pelo en Madrid son la FUE y la FUSS.

    Actualmente, las técnicas utilizadas para el injerto de pelo en Madrid son la FUE y la FUSS.

    Actualmente, las técnicas utilizadas para el injerto de pelo en Madrid son la FUE y la FUSS.

    Así, las unidades para trasplantar se consiguen junto a una fina banda de piel (de un centímetro de ancho y unos 20 de longitud, aproximadamente). De esto deriva su principal inconveniente, y es que habrá que poner puntos de sutura y quedará una cicatriz, aunque esta será invisible estéticamente siempre que el cabello tenga una longitud mínima de cinco milímetros.

    Método FUE

    Por su parte, con la FUE o Técnica de Extracción Individual de Folículos, el cirujano extrae uno a uno los folículos pilosos de las zonas donantes (nuca o laterales de la cabeza), a través de diminutas incisiones circulares. Después, las unidades de pelo obtenidas se procesan en un microscopio y se implantan en las áreas afectadas por la caída capilar.

    El procedimiento para colocar las unidades foliculares es el mismo que con la técnica FUSS: El cirujano capilar aplica anestesia local en la zona donante y utiliza unas pinzas de microcirugía para ir injertando los folículos, en cantidad suficiente.

    Uno de los principales beneficios que ofrece la técnica FUE es que, al no ser necesario suturar, la intervención no deja cicatrices en el cuero cabelludo. Por contra, uno de sus posibles inconvenientes es que requiere rasurar la cabeza para la obtención de los folículos.

    Postoperatorio del implante capilar en Madrid

    El injerto de pelo en Madrid tiene un postoperatorio sencillo y una recuperación bastante rápida. De hecho, los pacientes coinciden en que las molestias únicamente son habituales durante la primera noche y el día siguiente a la operación. De cualquier forma, el dolor en las áreas intervenidas es leve y transitorio, y siempre puede ser aliviado con analgésicos.

    Es normal sentir la frente inflamada al día siguiente de la intervención, consecuencia del llamado 'efecto bajada' de la anestesia local que se inyecta en el cuero cabelludo. Sin embargo, esto no conlleva mayor complicación ni suele requerir un tratamiento específico, pues la hinchazón desaparecerá sola en unas 48 horas.

    La cirugía de injerto capilar en Madrid tiene un postoperatorio muy sencillo.

    La cirugía de injerto capilar en Madrid tiene un postoperatorio muy sencillo.

    Por otra parte, en los primeros días tras el injerto irán apareciendo en la zona receptora unas pequeñas costras que se verán como pequeños puntos rojos en la cabeza. Aunque su aspecto pueda resultar alarmante, hay que tranquilizar en el sentido de que se trata del proceso de curación normal del cuero cabelludo. De modo que las costras se acabarán desprendiendo por sí solas con el paso de los días, y el enrojecimiento de la piel disminuirá.

    Con respecto a la vuelta a la rutina, el paciente podrá volver a sus actividades diarias a los pocos días de la intervención. La reincorporación al trabajo será posible después de cinco o seis días, siempre y cuando no desempeñe una tarea que requiera mucho esfuerzo físico o que suponga sudar en exceso.

    ¿Cómo cuidar el pelo injertado?

    Para garantizar el buen resultado del injerto capilar en Madrid, el paciente deberá seguir las indicaciones del cirujano y cuidar el cabello trasplantado, especialmente las primeras semanas y meses después del implante.

    Normalmente, los consejos del especialista se referirán al modo de lavarse el pelo y a los productos que deberá evitar. Así, podría resumirse lo siguiente:

    • Dependiendo del tipo de técnica de injerto de pelo utilizada, el primer lavado se realizará pasadas 48 o 72 horas, según indique el cirujano. Trascurrido ese tiempo, hay que lavarse el pelo una vez al día con agua y jabón, o con alguna loción recomendada por el especialista. Es importante aplicar el agua con muy poca presión (si es posible, evitando el teléfono de la ducha) y no frotar ni rascar con los dedos sobre el cuero cabelludo.
    • Tampoco se recomienda el uso del secador de pelo, ni frotar la cabeza con la toalla. Más adelante, se permite utilizar el secador pero con aire no muy caliente.
    • Para dormir, lo mejor es mantener la cabeza ligeramente erguida, al menos durante los primeros días.
      Tras el trasplante capilar, hay que proporcionar una serie de cuidados al pelo.

      Tras el trasplante capilar, hay que proporcionar una serie de cuidados al pelo.

    • Evitar hacer ejercicio durante los primeros 15 días, pues el sudor puede dañar los injertos.
    • No tomar el sol, ni bañarse en la playa o piscina. Si se va a exponer al sol, se aconseja proteger el pelo con alguna prenda.
    • No fumar ni beber alcohol, pues esto podría complicar la correcta cicatrización.
    • Está prohibido aplicar productos químicos sobre el cuero cabelludo durante los dos primeros meses. Esto incluye gomina, tinte, laca, etc.

    Estos cuidados deberán ser proporcionados al principio, durante el tiempo que el cirujano considere necesario. Después, el pelo injertado no requerirá ningún trato diferente.

    Dudas y consultas

    Preguntale a nuestros especialistas y resuelve tus dudas.

    • Pablo · 2 de abril de 2018 a las 16:19

      Buenas tardes, Quisiera saber si puedo enviarles fotografías para una primera evaluación y a qué dirección debo hacerlo. Me gustaría que me dieran un diagnóstico y un presupuesto aproximado del injerto capilar que necesitaría. Muchas gracias. Un saludo.
      Dra. María José Fernández Jiménez

      Buenas Pablo,

      Puede mandarnos sus fotografías por Whatsapp a nuestra clínica al número 616 464 453.

      Desde ese número le evaluaremos y le daremos presupuesto.

      Muchas gracias por contactar con nosotros.

    • Jose Antonio Santano Gil · 9 de mayo de 2018 a las 03:06

      Buenas tardes , quisiera saber si existe la posibilidad de hacerme un transplante de pelo.Tengo 65 años y ya me hicieron hace casi 3 años uno de cinta.Que sería necesario enviar para tener una idea de la posibilidad? Gracias
      Dra. María José Fernández Jiménez

      Buenos dias Jose Antonio,

      Para valorar si es usted candidato a realizarse un segundo transplante debemos conocer el estado de la zona donante, para saber el número de unidades que podemos extraer con seguridad y no deteriorar esta zona y también para saber el número de unidades que necesitari en la zona receptora.

      Puede mandarnos sus fotografías por Whatsapp a nuestra clínica al número 661 84 15 71. Desde ese número le podemos hacer una primera valoración sin ningún compromiso.

      Muchas gracias por contactar con nosotros.

    Consulta a nuestros cirujanos

      Déjanos un comentario