¿Es doloroso un injerto capilar?

Publicado en Injerto capilar

Una cirugía capilar es mínimamente invasiva. Sin embargo, requiere la aplicación de anestesia local, por lo que para el paciente no es doloroso un injerto capilar. Así, en resumidas cuentas, la respuesta a este pregunta es negativa. Es decir, el paso por quirófano para someterse a un procedimiento quirúrgico de índole capilar no ofrece dolor alguno para el paciente. Además, si bien en la actualidad disponemos de diversas técnicas tales como los métodos FUE o el FUSS, tampoco la aplicación de alguna de ellas supondrá dolor para el paciente. De esta forma, la persona que tenga en mente someterse a un trasplante capilar en Turquía o en España, puede estar perfectamente tranquilo, pues no sentirá dolor y el éxito está asegurado.  

No, en absoluto es doloroso un injerto capilar y lo único que a veces provoca son algunas molestias.

No, en absoluto es doloroso un injerto capilar y lo único que a veces provoca son algunas molestias.

Es más, esta ausencia de dolor es total ya que la anestesia local se aplica momentos antes de entrar en quirófano para asegurar su efectividad. De esta forma, el anestesista entra junto con el equipo de especialistas y el paciente a la sala de quirófano para mantener el tratamiento anestésico. Al paciente se le aplicará analgésicos además de un antibiótico específico para el cuero cabelludo, ambos por vía oral.

Si hablamos de dolor, cabe especificar que el único dolor que el paciente puede llegar a sentir es el del pinchazo perteneciente a la inyección de la propia anestesia directamente en el cuero cabelludo. Sin embargo, también este dolor será poco persistente ya que la anestesia no tiende a tardar mucho en hacer efecto. A partir de este momento se acabó por completo cualquier sensación de dolor para el paciente. Además, ante la inquietud o ansiedad del paciente, muchos son los especialistas que optan por aplicarle al paciente un tipo de sedación que favorecerá la relajación del mismo.

Otra de las sensaciones que puede llegar a sentir el paciente, pese a que no es doloroso un injerto capilar, será una especie de tirón o leve molestia en el cuero cabelludo. Esta leve presión se ubica justo en el área que está siendo tratada y que además es la donante de los folículos pilosos. Sin embargo, se trata de una leve molestia cuya intensidad no va más allá y que será perfectamente tolerable. Es más, en relación al grado de dolor la gran mayoría de los pacientes quedan sorprendidos al descubrir la total ausencia del dolor durante el desarrollo del procedimiento quirúrgico, al igual que durante el proceso postoperatorio.

Por otro lado, ya que el paciente se encuentra consciente en todo momento durante la evolución de la cirugía capilar se le permite escuchar música, ver la televisión, leer o incluso dormir con el objetivo de evitar el posible aburrimiento.

¿Es doloroso un injerto capilar durante el postoperatorio?

Para nada. La cirugía capilar no es dolorosa ni durante el desarrollo del procedimiento ni durante el proceso que se corresponde con el postoperatorio. Además, en materia de riesgos cabe señalar que estos son mínimos y poco posibles. Sin embargo, cada paciente tiene unas características propias, algo que, sin duda, también influye en la capacidad de dolor que puede llegar a soportar.

En el caso de que el paciente disponga de un umbral del dolor más alto de lo habitual, sí que pueden llegar a aparecer determinadas molestias.

Sin embargo, este tipo de casos también está controlado por los especialistas. Es importante, en este sentido, la comunicación entre el paciente y el cirujano para que este le recete determinados analgésicos y antiinflamatorios con el objetivo de paliar este dolor. Una vez que los medicamentos han sido recetados, se recomienda al paciente mantener las horas indicadas para cada toma, no dejar que el dolor se convierte en intenso ya que, de esta forma, podría ser algo más difícil llegar a controlarlo. Recordemos que esto solo pasa en situaciones poco frecuentes. Casi nunca es doloroso un injerto capilar.

Por otro lado, en el caso de que el paciente remita un intenso dolor de cabeza más allá de la toma de algún analgésico, será importante que consulte con su médico con carácter de urgencia la existencia de tal efecto, ya que este tipo de molestias intensas no se enmarcan en la normalidad correspondiente a un período de recuperación.

A lo largo de la fase de recuperación tras la cirugía es necesario cumplir determinadas indicaciones para así optimizar los resultados obtenidos.

A lo largo de la fase de recuperación tras la cirugía es necesario cumplir determinadas indicaciones para así optimizar los resultados obtenidos.

El período postoperatorio, o de recuperación, comienza una vez que el paciente es dado de alta para poder marcharse a casa. Transcurridas unas 72 horas, el paciente podrá retomar sus actividades cotidianas e intentar dejar a un lado la práctica de intensos ejercicios físicos o actividades más bruscas que potencien la sudoración en el área de la cabeza. Se recomienda prestar especial atención a este tipo de circunstancias ya que podrían alterar el normal proceso de cicatrización e incluso originar la aparición de inflamaciones o infecciones.

En relación a la duración de un injerto capilar en Málaga u otra ciudad de nuestro país, esta estará condicionada por la extensión de la zona afectada por alopecia y que quiere repoblar. Por ejemplo, en los casos más leves, se estima una duración de unas tres o cuatro horas. En aquellos casos en los que el número de injertos supera las 2.000 unidades foliculares a injertar, lo más probable es que la cirugía se extienda hasta unas doce horas. Bajo este tipo de condiciones, entre cirujano y paciente se puede tomar la decisión de optar por un número de sesiones estipulado entre ambos.

Con independencia del número de sesiones necesarias para acabar con la alopecia, todas y cada una de ellas tendrán carácter ambulatorio, por lo que el paciente no se mantendrá ingresado en el centro hospitalario. Recordamos que, además de que no es doloroso un injerto capilar, el resultado final de esta cirugía es definitivo, permanente y ofrece un aspecto totalmente natural. Además, no cabe la posibilidad de que se origine ningún tipo de rechazo.

Déjanos un comentario