Radiofrecuencia facial

Publicado en Tratamientos Faciales

Radiofrecuencia facial (1 sesión) 29 €
  • Primera consulta gratuita
  • Financiado desde 60 € al mes
  • Llámanos al 951 106 122 y te informamos

Infórmate sin compromiso

Solicita información

¿En qué consiste la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia facial consiste en radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético. Su finalidad es canalizar la energía de la radiofrecuencia para calentar las capas internas de la piel, con el objeto de luchar contra la celulitis y la flacidez.

Con el paso de los años, la red de fibras de colágeno que hace que la piel sea elástica se va desgastando. Este proceso puede acelerarse como consecuencia de la exposición al sol o a otros factores, tales como la exposición a toxinas ambientales como el humo, el polvo y otros factores. Igualmente, a partir de cierta edad, la piel deja de producir la misma cantidad y calidad de colágeno, por lo que hace que la piel vaya perdiendo su tono y firmeza. 

Frente a esta situación, podemos apoyarnos en la radiofrecuencia como un instrumento eficaz para luchar contra la flacidez o la celulitis e incluso reducir las arrugas, consiguiendo una apariencia joven y descansada.

Los dos tipos de radiofrecuencia utilizados son la bipolar, que provoca un calentamiento superficial de la piel, y la unipolar, que genera un calentamiento en la parte más profunda de la dermis, actuando sobre el tejido adiposo. Dado que el aparato de radiofrecuencia tiene cabezales tanto unipolar como bipolar, podemos entregar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de celulitis, además de la flacidez facial o de otras áreas.

¿Cómo actúa la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Dicho calentamiento se genera desde adentro hacia afuera, lo cual favorecerá lo siguiente:

La radiofrecuencia facial ayuda a combatir la flacidez de la piel.

La radiofrecuencia facial ayuda a combatir la flacidez de la piel.

  • El drenaje linfático, ya que permitirá disminuir los líquidos y las toxinas de la zona afectada por la celulitis.
  • Un aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como la mejora del aspecto de la piel acompañante.
  • La formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera mayor firmeza.
  • Finalmente, la lesión térmica, la cual tiene un carácter controlado, generará una retracción del tejido y una inflamación de la zona afectada, lo que dará lugar a una migración de fibroblastos que reforzará la estructura del colágeno, rejuveneciendo la zona intervenida.

Si bien el efecto inmediato de la radiofrecuencia es la retracción del colágeno, la finalidad última que se persigue con este  tratamiento es la reestructuración del colágeno profundo, con la finalidad de que se formen nuevas fibras que sustituyan a las envejecidas, haciendo los tejidos muchos más elásticos, favoreciendo, por tanto, la homeostasis y, en general, el estado de la piel, eliminando los efectos del paso del tiempo.

Este último efecto es un poco más lento, de modo, que dependerá del estado en que se encuentre el colágeno del paciente. En cualquier caso, una referencia temporal puede girar entre los dos y los cuatro meses posteriores al tratamiento.

Cómo se aplica la radiofrecuencia

En relación con el procedimiento de la radiofrecuencia interesa conocer lo siguiente:

♥ El procedimiento es sencillo. Se marcará la zona a tratar con un rotulador quirúrgico. Posteriormente se aplica sobre la piel limpia un aceite y se aplica la energía, introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel. La duración del tratamiento es variable dependiendo del área a tratar. Áreas pequeñas como los brazos suelen realizarse en 30 minutos, mientras que áreas más amplias pueden prolongarse a los 60 minutos.

♥ Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana inmediatamente, evitando el sol y los rayos UVA durante las siguientes 48 horas.

♥ Se recomienda beber abundante agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final.

♥ El número de sesiones necesarias es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias entre 4 y 6 en la zona facial, y entre 6 y 10 sesiones en tratamientos corporales.

♥ El procedimiento es bien tolerado y no precisa del uso de anestesia. Se sentirá la sensación de calor,  y en personas con celulitis muy dolorosas, se puede sentir un poco de dolor como consecuencia de la fricción del cabezal en ciertas zonas.

Efectos secundarios

Entre los efectos secundarios de la radiofrecuencia, relacionar los siguientes:

♥ Enrojecimiento y edema de la zona intervenida. No obstante, sus efectos son transitorios e irán desapareciendo con el paso de los días.

♥ Aunque es infrecuente, puede generarse alguna equimosis en zonas más frágiles.

♥ La radiofrecuencia está contraindicado en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas o en lactancia. Embarazo y lactancia.
  • Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o   cardioversores.
  • Cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo y neuromuscular.
  • Cáncer.
  • Personas con mucho sobrepeso.
  • Implantes de colágeno recientes.

En síntesis, consideramos la radiofrecuencia como una alternativa terapéutica eficaz, segura y sencilla aplicada a la celulitis y a la flacidez facial y corporal.

Otras cuestiones de interés

♥ Es una forma segura de reafirmar y darle contorno a la piel, logrando mejorar el tono, el contorno y la textura, de forma natural, a través de la estimulación de su propio colágeno.

♥ Se le conoce como el lifting sin cirugía, ya que se trata de una tratamiento no invasivo y sin necesidad de anestesia.

♥ La radiofrecuencia se puede aplicar en cualquier zona del cuerpo, especialmente, en la cara, cuello, abdomen, muslos y glúteos.

♥ La radiofrecuencia es compatible con todos los tipos de piel.

♥ No produce dolor, de modo que tras la sesión el paciente podrá continuar con su vida normal.

♥ La radiofrecuencia está especialmente indicada para:

  • Arrugas y líneas de expresión.
  • Papada, mejillas, bolsas y ojeras.
  • Envejecimiento de la piel.
  • Flacidez y falta de tono en cara y cuello.
  • Celulitis.

Déjanos un comentario