Alopecia nerviosa

¿Qué es la alopecia nerviosa?

La alopecia nerviosa es un tipo de alopecia que provoca la caída del cabello por estrés, un estado generalizado e intenso de nerviosismo o por causa de una ansiedad que padezca en exceso el paciente.

¿A quién afecta la alopecia por estrés?

La alopecia nerviosa puede aparecer en hombres, mujeres e incluso en niños de corta edad. Aunque es más frecuente en mujeres que soportan un alto grado de estrés y ansiedad en su vida personal y laboral. En cualquier caso debe destacarse que su causa no depende del sexo de la persona sino con la aparición de un alto nivel de estrés.

La alopecia nerviosa puede afectar a personas de cualquier edad, tanto a niños como a adultos.

Alopecia nerviosa en niños

Actualmente incluso los niños pueden llegar a padecer este tipo de alopecia si aparecen en su vida diaria situaciones que les produzcan una ansiedad de intensidad elevada como pueden ser la separación de sus padres o los problemas escolares. El volumen de la caída del cabello dependerá de cada persona ya que cada una somatiza sus problemas de diferente manera.

Duración

Suele ser una alopecia temporal ya que se frena cuando desaparecen las causas que la provocan. Si se estabiliza la situación emocional del paciente se detiene la caída y se recuperan los cabellos perdidos en los folículos pilosos que no hayan sufrido daños irreversibles. Pero en situaciones extremas en las que no se solucionan sus causas puede llegar a provocar una calvicie muy avanzada e incluso total.

La alopecia nerviosa puede darse a cualquier edad

La alopecia nerviosa puede darse a cualquier edad

Causas de la alopecia nerviosa

Muchos especialistas califican como alopecia nerviosa a la alopecia motivada por la presencia de un fuerte estrés personal, laboral o emocional, baja autoestima, periodos depresivos o la convalecencia de determinadas enfermedades.

Esta situación puede llegar a provocar que los cabellos que se encuentran en su fase de crecimiento o fase anágena pasen de manera acelerada a la fase de caída o fase telógena sin pasar previamente por la fase de mantenimiento que es la más duradera en el cabello. Y además, en los casos más graves puede impedir que crezcan nuevos cabellos en los folículos pilosos mientras permanezca la situación de estrés.

La causa científica está relacionada con el aumento de cortisol que es una hormona que segrega nuestro organismo en situaciones de estrés. Un aumento del cortisol produce diversos efectos dañinos en el organismo y entre ellos se encuentra una circulación más lenta de la sangre por lo que los folículos pilosos no llegan a recibir todos los nutrientes que necesitan para un correcto funcionamiento afectando a su función de creación de nuevos cabellos.

Algunos especialistas afirman que el organismo ante esta situación de tensión nerviosa y menor circulación de la sangre, considera que el cabello es una parte del cuerpo de la que se puede prescindir ante la falta de nutrientes y lo deja caer.

Uno de los problemas que se presentan con frecuencia es la concurrencia de otras causas de alopecia junto al estrés y en estos casos, en un primer momento agrava la caída del cabello y cuando desaparece la situación de estrés, esta otra causa puede seguir provocando esa caída.

Síntomas de la alopecia nerviosa

El principal síntoma de la alopecia por estrés es la aparición de un cabello más débil y fino que se queda en el cepillo al peinarse, en la ducha o en la almohada. Esta debilidad en el cabello suele afectar a toda la cabeza de forma difusa, a diferencia de la alopecia areata en la que se cae el cabello en unas zonas o placas muy localizadas.

Si la causa es una circunstancia personal muy concreta como la muerte o enfermedad de un familiar o amigo, un accidente, una ruptura sentimental o un problema laboral grave, la caída del cabello suele comenzar a partir de los 30 días.

Un estado generalizado de ansiedad puede provocar la caída del pelo

Un estado generalizado de ansiedad puede provocar la caída del pelo

La caída del cabello suele ir acompañada de otros síntomas físicos como el mal humor, ansiedad, ánimo irritable, cansancio mental, taquicardias o problemas para conciliar el sueño. Este conjunto de síntomas provocan cambios favorece la aparición de niveles excesivos de cortisol, una hormona, que segregada en un volumen anormal durante un periodo de tiempo puede llegar a provocar la calvicie.

En casos extremos puede producirse un exceso de adrenalina e incluso problemas de tiroides que lleguen a afectar a la circulación sanguínea y a la nutrición de los folículos pilosos y, en consecuencia, provocar su deterioro.

Diferencias con otros tipos de alopecia

La alopecia nerviosa se puede diferenciar de la androgenética en que ésta última provoca una caída continuada a lo largo del tiempo en el transcurso de los años sin estar asociada dicha caída a ninguna situación de estres. Y en la alopecia areata aparecen zonas, placas o bolsas sin pelo muy localizadas.

Es más difícil diferenciarla de la alopecia difusa ya que también supone una pérdida generalizada del cabello. En todo caso, siempre es imprescindible acudir a un especialista para analizar los síntomas y obtener un diagnóstico acertado.

Tratamiento de la alopecia por estrés

Aunque puede acudirse a tratamientos con medicamentos (finasteride, dutasteride, minoxidil) siempre se recomienda intentar solucionar la causa del estres.

Si la causa es la muerte de un familiar o una persona cercana, debe tenerse presente que pasado un tiempo, cuando se asimile la pérdida, se frenará la caída.

Si la causa es una depresión o un estado de ansiedad provocado por una ruptura sentimental se recomienda acudir a un psicólogo que ayude en esos momentos difíciles.

Ayuda mucho a rebajar el estrés la práctica de actividades deportivas que eliminen toxinas y estimulen el flujo sanguíneo, pasear, la meditación, el contacto sano con familiares y amigos, las clases de meditación y el yoga.

El primer paso para resolver este tipo de alopecia es que el paciente sea consciente de su anormal situación y pida ayuda a un profesional en caso de que no sepa atajar las causas que le provocan el estrés o la ansiedad. Una terapia adecuada permitirá que el paciente aprenda a relativizar sus problemas y enfrentarse a ellos con seguridad y normalidad. Asimismo le permitirá aumentar su autoestima en los casos que resulte necesario.

El cambio de malos hábitos alimenticios derivados de las prisas del mundo laboral ( comer poco y mal con abuso de grasas y azúcares) siempre es un primer paso que puede ayudar a regular nuestro organismo. Una incorrecta nutrición repercute directamente en la nutrición del cabello que podrá debilitarlo más de lo recomendable.

Practicar deporte y fomentar las relaciones personales con los seres queridos ayuda a aumentar la sensación de bienestar y a lograr una mayor relajación mental.

El objetivo final es lograr que el paciente recupere una situación de normalidad emocional ya sea con ayuda de un profesional externo o bien esperando a que terminen las causas pasajeras que pueden estar provocando esta situación. En algunas personas estas situaciones de estrés no tienen una causa definida y se van igual que han llegado.

Además de lo anterior, durante la situación de crisis de estrés el especialista puede recomendar algunos productos que ayuden a frenar la caída como champús anticaída, suplementos con vitaminas para el pelo con biotina o incluso medicamentos como el minoxidil o el finasteride. Estos medicamentos no deben tomarse sin la consulta a un especialista.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Marina Garrido Romero
  • Dra. Marina Garrido es Cirujano Capilar y Tricóloga, experta en Tricología Médica y Trasplante Capilar con más de 7 años de experiencia aplicando las más avanzadas técnicas de microinjerto (FUE, FUSS, ARTAS), como tratamiento contra la alopecia.
  • Se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona (UB), especializándose después vía MIR en Cirugía General y Digestiva. Su continua formación en Cirugía Capilar y Tricología Médica le ha valido para adquirir un elevado conocimiento y reconocimiento como especialista en Injerto Capilar.
  • Visita su web
  • Es miembro de la organización internacional FUE Europe

Categoría: Alopecia

Déjanos un comentario

     
      Valoración gratuita