Riesgos del injerto capilar

El injerto capilar es una cirugía ambulatoria, mínimamente invasiva, sin apenas riesgos médicos ni efectos secundarios y los que puedan aparecer en algunos pacientes siempre son de carácter leve con una fácil solución. 

Sólo se utiliza anestesia local por lo que la recuperación del paciente es muy rápida y puede volver a su domicilio tras la intervención. El uso de esta anestesia permite que sea prácticamente indolora para el paciente ya que se trabaja a nivel de la capa superior de la piel y en una zona, el cuero cabelludo, que no tiene una densidad elevada de terminaciones nerviosas. Esta circunstancias reducen mucho la aparición de posibles riesgos o efectos secundarios no deseados.

Los riesgos del injerto capilar son mínimos y cuando aparecen, tienen carácter leve.

No obstante la ausencia de riesgos del injerto capilar destacables siempre es necesario que el candidato al injerto goce de buena salud y debe realizarse una analítica completa antes de la intervención para destacar patologías que puedan desaconsejar la intervención.

Actualmente la técnica FUE es la más utilizada en España ya que con ella se extraen los folículos capilar uno a uno mediante una pequeña micro incisión que cicatriza muy fácilmente. De igual manera las micro incisiones que se realizan en la zona receptora para injertar cada folículo son de muy pequeño tamaño y cicatrizan con idéntica rapidez.

Riesgos principales del injerto capilar

Es importante destacar que todos los riesgos del injerto capilar que se describen a continuación se reducen enormemente si se siguen todas las indicaciones del cirujano tras la intervención para controlar una correcta cicatrización de las micro incisiones y evitar posibles infecciones.

Infecciones

Los riesgos del injerto capilar son muy escasos, de carácter leve y fácilmente tratables

Los riesgos del injerto capilar son muy escasos, de carácter leve y fácilmente tratables

Este riesgo suele limitarse a la aparición de infecciones localizadas en alguno de los folículos injertados. Suelen ser foliculitis muy localizadas que se solucionan rápidamente con antibióticos orales.

El riesgo de infecciones en el cuero cabelludo se reduce mucho con una higiene adecuada de la zona afectada así como siguiendo las indicaciones del cirujano tras la cirugía.

En ningún caso el paciente debe automedicarse y se recomienda acudir a la consulta del cirujano para que valore el grado de infección existente y los antibióticos necesarios para eliminarla.

Detectar a tiempo el comienzo de la infección es fundamental para vigilar su evolución y aplicar el mejor tratamiento.

Hemorragias o sangrado excesivo

Es un efecto secundario muy poco frecuente pero a veces puede ocurrir durante la cirugía o pasadas unas horas. Si se llega a acumular sangre en el cuero cabelludo puede eliminarse con un tratamiento de urgencia en el centro médico que elimine los depósitos de sangre que se hayan formado.

Si la acumulación de sangre es leve y se produce debajo de la piel, el cuerpo la reabsorverá progresivamente. Si el paciente cumple todas las indicaciones del cirujano este riesgo se reduce enormemente.

Esta acumulación de sangre no reviste ninguna complicación para la salud del paciente ya que suelen desaparecer por si solas pero pueden afectar a la correcta cicatrización de los folículos por lo que deben vigilarse por el cirujano en los casos en los que aparezcan para minimizar este posible daño. En este sentido siempre se recomienda no tomar medicamentos anticoagulantes durante los 15 días previos a la cirugía.

Anestesia

Algunas personas no toleran bien la anestesia pero incluso en esos casos el riesgo es mínimo ya que se utiliza una anestesia local con dosis muy pequeñas en zonas muy localizadas. Los posibles efectos no deseados se limitan a posibles mareos de baja intensidad, náuseas, cefaleas o dolor de cabeza y dolor leve en la zona afectada.

injerto_capilar
Injerto capilar 2

Clínica Esbeltia

Málaga Barcelona Sevilla

Huelva Jerez Córdoba

Fotos antes y después

Opiniones de pacientes


Reacciones alérgicas

Es importante avisar al cirujano capilar de cualquier problema que surja tras la intervención

Es importante avisar al cirujano capilar de cualquier problema que surja tras la intervención

Algunas personas pueden presentar reacciones alérgicas a materiales de uso habitual en los quirófanos como las gasas, esparadrapos, instrumental médico y otros objetos. El paciente debe advertir al cirujano si alergia a este tipo de materiales o a otros elementos para que el cirujano pueda evaluar adecuadamente el riesgo existente en la intervención. Es un riesgo extremadamente infrecuente.

Dolor excesivo o crónico tras la intervención

Es un riesgo muy poco frecuente. El paciente debe acudir a consulta con el cirujano para analizar la posible causa y su tratamiento.

Mala cicatrización

En las intervenciones realizadas mediante la técnica FUE sólo se realizan micro incisiones que cicatrizan por si solas en pocos días. Pero se se acude a la técnica FUSS mediante la que se extrae una superficie de la piel de la zona posterior de la cabeza siempre se formará una cicatriz que en pacientes con deficiente cicatrización puede formar queloides.

Es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista para evitar los riesgos del injerto capilar.

Normalmente estas cicatrices quedan cubiertas u ocultas por el pelo que las rodea sin embargo, esta técnica es poco usada en España por sus mayores riesgos en la intervención y la cicatriz que deja tras la misma que impide llevar el pelo rapado porque resultaría muy visible.

Inflamaciones o edemas

En algunos pacientes la anestesia local que se ha utilizado en la parte alta de la cabeza llega a desplazarse hacia abajo por acción de la fuerza de gravedad. En esos casos pueden aparecer edemas faciales en la zona de los párpados. Los edemas suelen ser muy aparatosos pero no revisten ninguna gravedad ni complicación ya que desaparece por si sola en tres o cuatro días. Se aconseja dormir boca arriba los primeros días después de la intervención para reducir este riesgo.

Sensibilidad excesiva

Es un riesgo asociado a la técnica FUSS en la que se secciona o corta una franja o tira de la piel en al que existen terminaciones nerviosas. Al coserse la herida uniendo la piel cortada es frecuente la sensación de tirantez en la zona aunque disminuye progresivamente con el paso de los días. Este riesgo es inexistente en la técnica FUE ya que no se secciona ninguna parte de la piel y sólo se realizan micro incisiones.

Foliculitis

Un riesgo de escasa importancia motivado por el desgarro cutáneo que pueden realizar algunos cabellos al nacer una vez que se ha caído el cabello injertado. Algunos de los nuevos cabellos pueden provocar una pequeña hinchazón que se soluciona rápidamente con la medicación que prescriba el cirujano.

Grupos de riesgo en un injerto capilar

Es importante saber que aunque la gran mayoría de personas son aptas para someterse a un injerto capilar existen ciertas condiciones mínimas para someterse a esta intervención. El cirujano capilar evalúa a a cada paciente antes de la intervención para comprobar que tiene una zona donante con cabello suficiente como para obtener una densidad suficiente en la zona con alopecia.

En lineas generales existen diversos grupos de posibles candidatos que tienen un mayor riesgo de ser declarado como no apto para la intervención. Estos grupos son:

  • Menores de 22-25 años ya que la alopecia puede encontrarse en una fase inicial por lo que posiblemente siga avanzando durante un tiempo. Se aconseja esperar hasta el momento en el que la alopecia se haya estabilizado al menos durante dos años para así lograr una correcta distribución del pelo injertado en la zona receptora.
  • Mujeres con alopecia difusa y cabellos muy finos con poca densidad.
  • Varones con una zona donante escasa y una zona con calvicie muy amplia que incluye toda la parte superior de la frente, parte superior de la cabeza y con una coronilla muy grande. En estos casos no existen unidades foliculares suficientes en la zona posterior de la cabeza como para cubrir toda la zona con alopecia. Los varones con alopecia muy avanzada suelen ser candidatos no aptos.

Riesgos del injerto capilar en Turquía

El injerto capilar en Turquía tiene algunos riesgos que se deben conocer antes de volar a aquel país.

El injerto capilar en Turquía tiene algunos riesgos que se deben conocer antes de volar a aquel país.

Muchos españoles viajan a Turquía para someterse a un injerto capilar seducidos por sus reducidos precios. En ese país cientos de clínicas ofrecen sus servicios pero desafortunadamente no todas cumplen con los requisitos mínimos de excelencia como hemos podido comprobar en Clínica Esbeltia con numerosos pacientes que habían acudido a Turquía.

Al igual que se pueden encontrar magníficos profesionales (que no suelen ser tan baratos) existen multitud de clínicas en las que la intervención ha llegado a ser un sistema de producción donde prima la rapidez en la intervención para poder realizar el máximo número de intervenciones. Se realizan intervenciones de hasta 4000 folículos en 6 o 7 horas, lo que en España resulta impensable ya que se dedican al menos dos sesiones o jornadas completas.

¿Cómo consiguen esa rapidez? Muy simple, sacrificando la excelencia porque saben que el cliente vive a miles de kilómetros. Hay que saber que en la extracción de los folículos se utiliza un micro rotor con un cabezal giratorio que hace una incisión circular alrededor del folículo piloso de manera que se separa de la piel que lo rodea y de esta manera puede extraerse fácilmente con una pinzas.

El manejo de ese rotor es una tarea de alta especialización ya que la incisión debe realizarse en la misma dirección que tiene el cabello: si el pelo nace recto, la incisión debe hacerse recta, si nace inclinado hacia la derecha o hacia la izquierda la incisión debe realizarse en ese sentido. Si al hacer la incisión no se respeta la dirección de crecimiento del cabello, el micro rotor romperá la raíz o bulbo del folículo piloso, total o parcialmente.

Y ese daño puede ser irreversible provocando que muera una vez injertado en la zona receptora. Nuestra pregunta es: ¿se puede correr mucho en esta delicada tarea sin observar detenidamente en qué dirección crece cada folículo? La respuesta obviamente es no porque se pueden dañar cientos de folículos que se romperán al extraerlos o se morirán una vez injertados.

En Turquía muchas clínicas conocen este riesgo perfectamente pero si quieren ser competitivos y ofrecer precios bajos no pueden ir más despacio en esta primera fase del injerto porque supondría terminarlo en dos sesiones (dos días) y no les resultaría rentable. ¿Y que hacen en muchas clínicas? Utilizar el micro rotor como si todos los cabellos nacieran en la misma dirección y como eso no ocurre en ningún paciente, llegan a deteriorar o incluso destrozar la zona donante ya que para obtener 3000 unidades foliculares pueden llegar a intentar extraer hasta 5.000 unidades, perdiendo hasta 2.000 unidades en cada fase de extracción.

Esto significa que la zona donante perderá mucha densidad y que si el paciente necesita un segundo injerto resultará imposible. En Clínica Esbeltia hemos atendido a numerosos pacientes con una zona donante prácticamente despoblada ofreciendo una imagen casi enfermiza.

Otro riesgo importante del injerto capilar en Turquía es el de la rotura o partición deliberada de unidades foliculares de tres o cuatro cabellos. Esta práctica consiste en seleccionar las unidades foliculares con tres o cuatro cabellos y dividirlas en dos para así cubrir más zona receptora.

Pueden extraer 2.000 o 2.500 unidades y dividir/partir en el quirofano todas aquellas con tres o cuatro cabellos ( normalmente entre 700 y 1000 según cada paciente). Así obtienen 1.000 unidades más en pocos minutos. Y, por supuesto, el paciente que no ha visto esta práctica podrá contar todas las unidades foliculares que le muestran comprobando que le injertan 3.500 o más pero ignorando que esas unidades foliculares divididas en dos ( 2.000 unidades si 1.000 se convierten en 2.000) tienen un riesgo más alto de no superar el injerto debido a la agresión sufrida.

Con esta práctica, más la anterior, llegan a conseguir sesiones de 5.000 o 6.000 unidades folículares. No conocemos ninguna clínica en España que llegue a ese número de unidades en una sesión y suponemos que todas quieren maximizar beneficios pero no a costa de la salud capilar de sus pacientes.

Por último, en Clínica Esbeltia ofrecemos un precio para 1.500 o 2.000 unidades que está muy cercano al coste total (injerto, más avión, más días de pérdida de trabajo) de un injerto en Turquía por lo que no merece la pena viajar tan lejos para una intervención que se puede realizar cómodamente en Málaga.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director médico Clínica Esbeltia

Categoría: Injerto capilar

Déjanos un comentario